El Hidrógeno llega a penetrar en la mitocondria de la célula, aumentando el ATP o energía de la misma, esto se traduce en una mayor resistencia a la fatiga y a la oxidación disminuyendo el cansancio.