Muy probablemente en la primera SEMANA de haber tomado, al menos, 8 vasos de agua al día, notara una mejora en sus digestiones, en el descanso y en el sueño. A medida que pasen los días y manteniendo la disciplina en su consumo, notará mayor bienestar general, mayor hidratación, más energía y mejor estado de ánimo. Con el paso de semanas y en algunos casos meses, las personas notan importantes mejoras de sus dolencias crónicas.