Sabe igual, pero debido a su menor agrupación molecular, se vuelve un agua más fina, con lo cual tiene un paso más suave y es más agradable de beber, incluso para aquellas personas poco acostumbradas a beber agua.